Ayurveda, principios básicos de Salud

A la constitución corporal se le denomina en el Ayurveda como Prakriti. El Prakriti es una combinación única de características psicológicas y físicas de la persona como ser individual.
Se da por hecho que la Prakriti de una persona es la misma durante toda la vida aunque irá variando en desequilibrio a través de ella, lo que producirá los diferentes etapas de enfermedad en esos períodos (Vikruti) , la sabiduría consiste en recobrar equilibrio de los elementos en cada uno de esos períodos para mantenerse en salud.

En Ayurveda el estado de salud completa se da cuando el fuego de la digestión (Jatharagni) y los fluidos corporales (Vata, Pitta y Kapha) están en equilibrio, los residuos (sudor, orina y defecaciones) son producidos y desechados normalmente, las siete clases de tejidos (Rasa, Rakta, Mamsa, Meda, Asthi, Majja y Shukralartava) trabajan sin problemas y la mente, la conciencia y los sentidos están en armonía.
Cuando se perturba el equilibrio de estos sistemas, comienzan los procesos de desorden (enfermedad).

La Medicina Ayurvédica sostiene que para restablecer la salud es necesario que primero se entienda y diagnostique correctamente la enfermedad o el desequilibrio corporal.
Después de la diagnosis, hay cuatro métodos principales por los cuales un especialista en Ayurveda maneja la enfermedad: depuración y desintoxicación, paliación, rejuvenecimiento, e higiene mental.

El Ayurveda analiza de una manera simple y clara las deferentes dolencias físicas, tratando la verdadera raíz de la enfermedad.

Un ejemplo claro podría ser un dolor fuerte de cabeza, cuya razón en la mayoría de los casos es un problemas digestivos, con acumulación de alimentos mal digeridos y producción de toxinas que causa mal funcionamiento de los canales o srotas y el dolor.
El Ayurveda recomienda tratamientos de limpieza y desintoxicación, diferentes terapias como masajes de oleación, equilibrar los canales energéticos, el uso de plantas medicinales y dietas alimenticias utilizando especies apropiadas al cocinar, que incrementan, de forma natural los fluidos digestivos.
Además busca también equilibrar y rejuvenecer el organismo, evitando así que la enfermedad se desarrolle.

Dentro del organismo los alimentos mal digeridos y los desperdicios acumulados se descomponen y generan las toxinas que causan la enfermedad. En estas condiciones los gérmenes se reproducen con mucha facilidad, en un medio ambiente propicio. Pero la causa principal de la enfermedad es el envenenamiento por las toxinas producidas por la mala alimentación y el desequilibrio de las energías.

Emanuel Amador

elemtos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *